Canal RSS

Cuatro actrices españolas en estado de gracia a principios de los 90

Publicado en

Corría el invierno de 1992, año de acontecimientos en España. En aquel momento, el cine español se encontraba en crisis, como siempre… pero de vez en cuando iba estrenando películas que ilusionaban y arrastraban a los espectadores al cine. Un grupo de directores tenía propuestas personales, distinguibles, y nos iban ofreciendo buenos filmes eventualmente. Y entre todos estos buenos filmes se alzó Belle epoque, una comedia luminosa sobre una España que tal vez existió pero que estaba condenada por la historia a desaparecer durante décadas. Una comedia cargada de nostalgia, con su puntos de drama y amargura puntualmente, que era un canto a la vida, a la libertad y al amor en el sentido amplio de la palabra.

Los protagonistas de aquella película fueron dos hombre. Pero para que aquello funcionase, para que llegase a ser la segunda película premiada por la academia de Hollywood de las realizadas en este país, y la primera que además había convencido a todos los que la vieron, fue necesaria la presencia de las cuatro mujeres, las cuatro actrices, sobre las que pivotaron las aventuras de los protagonistas. Recordémoslas ahora.

Miriam Díaz-Aroca

Fue Clara, la mayor de las cuatro hermanas. Viuda y necesitada de hombre. La menos vistosa, pero llegado el punto, tan atractiva como la que más.

Miriam Díaz-Aroca (a la derecha) y Maribel Verdú en una escena de la película.

La actriz procedía del mundo de la televisión, de presentar fundamentalmente programas infantiles. Tuvo unas cuantas apariciones en la pantalla grande, de las cuales esta película fue la más notable. Luego, básicamente volvió a actuar en series televisivas. Hace años que no soy consciente de que haya hecho algo interesante. Nunca estuvo tan atractiva como en aquel momento.

Ariadna Gil

La actriz catalana representa a Violeta, una chica muy independiente, con una sexualidad que pronto nos damos cuenta que no es que sea equívoca, sino que era poco ‘propia’ para la época. Siempre sentimos que es la que peor lo pasará en los complejos años que vinieron después. Aunque su inteligencia y decisión nos hacen pensar que supo capear el temporal.

En carnavales, disfrada de soldado, Ariadna Gil protagonizó un momento memorable bailando con un desconcertado desertor del ejército español.

Ariadna fue una actriz que llevaba ya unos años sorprendiendo por una mezcla de carácter, físico, elegancia y buen hacer interpretativo, aunque todavía no había saltado plenamente a la fama cuando interpretó el papel de Violeta. Siempre he considerado que es una actriz muy interesante, que ha mantenido los caracteres que he mencionado antes a lo largo de su carrera. Sin embargo, los títulos en los que ha participado han sido muy irregulares en calidad, siendo un reflejo de la irregularidad propia del cine español en los últimos tiempos. Un lástima. Esta chica podría, y puede, dar más de sí.

Maribel Verdú

Probablemente la más conocida del póker de actrices en aquel momento, interpretaba a Rocío, la tercera de las hijas, que tenía algo parecido a un novio, pero que a la vez era la más exhuberante físicamente, y con unas ganas locas de divertirse. De vivir la vida.

Maribel Verdú como Rocío, da largas a su presunto novio, mientras que la más joven de las hermanas, casi desconocida aguanta cansada a su lado.

También sufrió con el tiempo los altibajos del cine español, por lo que en su cinematografía encontramos momentos muy buenos, así como interpretaciones absolutamente infumables. No obstante, con el tiempo ha ido una madurez interpretativa notable, fue abandonando cierto carácter de sex-symbol nacional (no hay más que recordar la rotura de marquesinas para robar los carteles de una campaña de publicidad que protagonizó para una firma de lencería), y nos ha sorprendido con papeles que han sido auténticas maravillas. Creo que de las cuatro es la más capaz en estos momentos de ofrecer excelentes interpretaciones dramáticas.

Penelopé Cruz

La más joven de las cuatro actrices, con menos de 20 años de edad, conocida apenas por un largometraje, interpretó a la ingenua Luz, la hermana menor que desde el principio es la única que siente auténtico enamoramiento por el recluta desertor que se refugia en casa de su padre.

La joven Luz, junto a Clara, su hermana mayor, reivindica también su derecho a enamorarse... y a darse algún revolcón que otro...

Es bien conocido que en estos momentos es la actriz más internacional del cine español. De hecho, podríamos decir que ha renunciado al cine patrio, para trabajar casi exclusivamente en los Estados Unidos, donde ha alcanzado cierta fama, e incluso ha llegado a recibir un premio de la academia de Hollywood. Paradójicamente, en mi opinion ha hecho pocos méritos interpretativos para tal carrera. Siempre me ha parecido una actriz floja, aunque capaz de algún momento bueno cuando la coge por banda algún director competente. Pero ha sabido subirse al carro de la promoción mediática, y le ha cundido. Mejor para ella.

Podríamos resumir que la ‘oscarizada’ película de Fernando Trueba, marcó un auténtico hito en el cine español. No es que sea la mejor de las películas, o de las comedias, de nuestra cinematografía. Pero marcó una especie de mayoría de edad tras los tiempos de la transición. Sin embargo, siempre me ha quedado la sensación de que aunque en los años inmediatos sucesivos hubo nuevas muestras de buen hacer en el cine nacional, poco a poco aquel impulso se vino abajo. Y hoy en día no estamos en la mejor de las situaciones. Tampoco el director consiguió después volver a tener un éxito similar aunque lo intentó.

Pero siempre nos queda el recuerdo de las cuatro hijas de aquel viejo cascarrabias, en una especie de discontinuidad espacio-temporal de la turbulenta España de los años 30, bajando sonrientes, hermosas, radiantes del tren que las trae de la ciudad, y todos nos sentimos como el joven recluta desertor, incapaz de abandonar aquel paraíso femenino por un mundo más oscuro y menos halagüeño en aquel momento histórico.

Las cuatro actrices, las cuatro hermanas, con el "recluta desertor" Jorge Sanz, a quien roban el corazón, a cambio de un poco cama y alegría.

Un comentario »

  1. Belle epoque, de lo poco decente del cine español en las ultimas decadas. Joer, decir esto da pena

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: