Canal RSS

Archivo mensual: febrero 2011

[Oscars 2011] De niña a mujer (I): todo empezó con un asesino que se llamaba León

Publicado en

Tres años hace que no actualizo este blog. Vergonzoso. Pero he decidido darle una nueva oportunidad. O mejor dicho, dar a nuestras actrices favoritas la oportunidad de que se sigan asomando por estas páginas. Y conocerlas un poco más. Y mejor. Y así, seguir adorándolas. U odiándolas. Que de todo tiene que haber. Ya vale de cháchara.

La excusa es perfecta. Los mediáticos y muy comerciales premios de la Academia, los óscars, me dan la elección hecha. Pero también me sugieren una serie de entradas. Las de aquellas actrices que conocimos de niñas y que acabaron convirtiéndose en mujeres con una destacable capacidad interpretativa. E incluso con mucho glamour. Empezaremos por lo tanto, con la recientemente ganadora de un premio de la Academia, Natalie Portman.

La conocimos de niña. Con sólo 13 años. Pero aparentaba menos. Sigue aparentando menos. Ya se sabe. Lo que dice el refrán castizo. El borrico pequeñico parece siempre jovencico. Nacida en Jerusalén con el nombre de Natalie Hershlag, pero la podemos considerar como una chica de la costa este de los Estados Unidos. En aquella primera película, León, nos impresionaba con su mezcla de fragilidad y fortaleza, en medio de la violencia y la dureza del mundo en el que le tocaba vivir. Impresionante comienzo para una carrera cinematográfica.

Portman y Jean Reno en León, el profesional

Pero cuando alimentó nuestras esperanzas fue en la estupenda Beautiful Girls. Aquella lolita a su pesar, que atraía al treintañero en crisis, que nos alucinaba en sus escenas del balcón de una versión disléxica de Romeo y Julieta, como su personaje decía. Aquella mente adulta en un cuerpo diminuto, rodeada de adultos de grandes corpachones y mentes infantiles. De aquella película sólo hay una cosa que nos defraudó. Y que no le hemos acabado de perdonar. Nos prometió que a los 18 años mediría 1,80 y estaría muy buena.

Con Timothy Hutton, a quien llevaba a maltraer, en Beautiful Girls

La chica no está mal. Pero se nos ha quedado más chiquita. Lo que bien le ha valido para seguir cultivando una imagen a caballo entre la adolescencia y la edad adulta, que le ha acompañado hasta nuestros días. Hija pija de familia bien en Todos dicen I Love You, princesa adolescente en las mediocres precuelas de Star Wars, el breve y dramático papelito en Cold Mountain como esposa de soldado y madre que las pasa canutas, y otras en las que se desenvuelve con razonable soltura y competencia.

Y llega su primer papel de cierto nivel con aquella bailarina de striptease que nos encandiló en Closer y que le supuso su primera candidatura a los óscar. Nos encandilo como actriz, digo, pero también nos empezó a enamorar como mujer, a la que veíamos joven, sí, pero ya no niña. Poco tiempo después, un dramático papel en V de Vendetta, película que no me acaba de parecer redonda pero sí interesante, incluido el papel de nuestra actriz de hoy.

En Closer, la niña se nos había convertido en una mujer madura y sensual.

Después se sucenden una serie de películas unas mejores y otras peores, entre las que me quedo con su breve pero intenso papel en My Blueberry Nights, para llegar a la película que la ha lanzado al estrellato definitivo con esa bailarina mentalmente perjudicada, que no se sabe cisne blanco o negro, y que le ha supuesto su segunda candidatura a los óscars, con premio incluido en la categoría de actriz protagonista.

Ya no es una niña. Tiene casi 30 años. Aunque juega a favor de su físico para interpretar papeles de chicas más jóvenes, una constante en su carrera. Algo de lo que se tendrá que deshacer, porque otras han pasado primero por ahí que no supieron evolucionar. Mencionaría ahora a su compañera de reparto en Cisne negro, Winona Ryder. De quien debería hablar en algún momento. Pero no ahora.

Caracterizada como el cisne negro en la película que le ha valido el óscar.

Para Portman se va pasando la época de actriz glamourosa, que tampoco ha sido. Y toca la de afianzarse con lo que parece que se le da mejor. La de actriz dramática de nivel. Pero muchas han sido las actrices que han sufrido la maldición del los óscars, y después han desbarrado notablemente en su carrera. Esperemos que no le pase. Por su bien. Y el de todos nosotros. De verdad.

Serie Oscars 2011


Annette Bening

Nicole Kidman

Michelle Williams

Jennifer Lawrence

Anuncios