Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Charlize Theron

[Oscars 2011] Jennifer Lawrence; impresionante novedad e incógnita de futuro

Publicado en

En esta serie sobre las actrices candidatas a los recientes premios de la Academia de Hollywood, comencé por la ganadora y luego he seguido por orden de edad y veteranía en la profesión. Llego por lo tanto a la quinta y última candidata al premio a la mejor actriz en papel protagonista, que es la más joven con diferencia ya que sólo tiene 20 años, y aun tendría menos en el momento de rodar la película que la ha colocado en el punto de mira de los aficionados al cine. Se trata de Jennifer Lawrence.

Esta actriz justifica también que al principio de esta serie intercalase una entrada para establecer paralelismos entre distintas carreras de actrices que comentaron muy jóvenes. Porque estamos ante otra actriz que comenzó su carrera como adolescente, y de repente se ha convertido en una actriz muy prometedora, pero con muchas dudas de por dónde podrá tirar.

Siendo una chica guapa, su primer papel importante en un largometraje fue en The Burning Plain (Lejos de la tierra quemada), un drama fronterizo de amores adúlteros interraciales, en el que hacía el mismo personaje que Charlize Theron. Lawrence lo interpretaba como una adolescente de dieciséis años, mientras que Theron asumía el personaje cuando ya frisaba los treinta. Evidentemente, la elección de la joven adolescente se vio condicionada en gran medida por el aspecto físico de la actriz. Así que nos podemos hacer una idea de que es una chica realmente mona.

Mariana (Jennifer Lawrence) pertenece a una familia de norteamericanos de origen anglosajón en la que dos generaciones seguidas de mujeres mantienen tormentosas relaciones con hombres de otra familia de origen mejicano.

Esta primera gran incursión en la pantalla grande, en un papel muy dramático, fue acogida con cierta frialdad por los medios críticos y por el público. A mí la película me gustó, aunque reconozco que estaba rodada con cierta frialdad. Le faltaba una cierta chispa para reflejar un mundo de amores prohibidos y conflictos familiares e interétnicos. Pero el filme tenía su interés y las interpretaciones, a mi entender, eran bastante más que razonables. Creo que la joven Lawrence salió airosa en este primer gran envite interpretativo.

La joven Mariana observa el resultado de su 'travesura' adolescente, que tendrá unas consecuencias no previstas y que marcarán su vida para siempre.

Con una carrera como actriz de televisión de fondo, Jennifer Lawrence saltó a la fama el año pasado ante el aluvión de críticas positivas para Winter’s Bone, drama rural emplazado en las Ozarks, al sur del estado de Misuri. Dirigido por la realizadora Debra Granik, Lawrence daba vida al personaje protagonista absoluto de esta dura historia. En ella es Ree, una adolescente de diecisiete años, cuyo mayor ambición es alistarse en el ejército para poder abandonar la miseria que le rodea. Mientras tanto se hace cargo del cuidado de sus dos hermanos menores y de su madre enferma mental. Su padre se dedica a los turbios negocios de la elaboración de metanfetamina.

La joven Ree enseña a sus hermanos cómo cazar ardillas con una carabina; una forma como otra cualquiera para aportar proteínas a la mesa cuando el dinero escasea.

Cuando su padre desaparece, y la policía le anuncia que están a punto de perder su casa y sus tierras, ya que han sido utilizadas como aval para la fianza, si no se presenta a juicio en una semana, Ree saldrá en su busca. Y allí se encontrará con un mundo de relaciones de parentesco absolutamente viciadas por la clandestinidad de los negocios sucios de la droga, en el que no podrá confiar en nadie, al mismo tiempo que su propia vida corre peligro si da un paso más del necesario para localizar a su padre.

Los peligros para la joven Ree no son potenciales, sino bien reales; y los sufre en sus propias carnes, de parte de sus duros 'parientes'.

Jennifer Lawrence se carga a cuestas con el peso de la historia, apoyada eventualmente por el más que sólido aporte de algunos secundarios en estado de gracia. La chica muestra que madera de actriz, especialmente para papeles dramáticos no le falta. Es un papel con pocas palabras, muchos silencias, unas cuantas miradas, y todo actitud. Tratándose de interpretar a una chica normal en circunstancias que resultan extraordinarias para la mayor parte de las jóvenes de su edad, considero que su interpretación es más meritoria que la mayor parte de las que competían con ella por los óscars de esta edición. Y yo me hubiera alegrado de que se lo hubiera llevado. Cosa prácticamente imposible, dada la competencia que tenía. Una casi desconocida,… en una producción independiente,… contra un premio cantado,… y una gloria madura a la que se le deben premios,… Difícil de verdad.

Como ya he dicho, la incógnita es qué será de esta excelente actriz en un futuro. Porque a partir de ahora seguro que le llueven ofertas más comerciales. Pero que no necesariamente la harán mejor actriz o le darán la oportunidad de demostrar que ya lo es. Por ejemplo, a lo largo de este año se la podrá ver en una película de superhéroes mutantes, de esas que desde hace unos años vienen inundando las carteleras, resultando todas más o menos iguales… y poco interesantes salvo para los amantes de los pijamas ajustados, las explosiones y otros efectos especiales. En fin… habrá que esperar. Y dejar pasar el tiempo. Espero que sea para bien. Porque la chica me gusta. Desde varios punto de vista, por cierto.

Obviamente una chica guapa, hasta ahora Jennifer Lawrence no ha explotado su atractivo físico, y ha destacado en papeles dramáticos, ausentes de glamour. Creo que este glamour y la calidad no están reñidos; pero qué pocas veces se combinan con eficacia.

Serie Oscars 2011


Natalie Portman

Annette Bening

Nicole Kidman

Michelle Williams

 

Una belleza africana muy poco africana

Publicado en

De Sudáfrica llegó en algún momento de los años 90 a la gran pantalla Charlize Theron, una mujer de belleza poco usual, que llamaba la atención se quisiese o no. Rubia, con unos ojos intensamente azules, la primera vez que la vi en la gran pantalla fue en la inquietante y violenta película 2 Days in the Valley, donde su presencia, extraordinariamente sensual, atrapaba al espectador a una película que por lo demás tampoco iba mucho más allá.

El papel de Charlize en 2 días en el valle era de tía buena y fatal,... lo cual se le dio muy bien por motivos evidentes.

La filmografía de esta bella actriz es muy irregular; encontramos diversos bodrios cuya única misión es mostrar al mundo lo buena que está. Sin embargo, su presencia es fundamental en otros títulos. ¿Cómo si no podríamos creernos que el soso protagonista de The Cider House Rules puede moverse a hacer algo más que estarse parado mirando como un bobo, si no es reaccionando ante la presencia de una mujer como ésta?

Charlize podría ser el prototipo de un tipo de actriz que está ahí desde que el cine es cine. Es la actriz que sale porque está buena. Porque las mujeres guapas venden entradas de cine y palomitas. Y podría no pasar de eso. Sin embargo, en este caso siempre he sentido que había algo más. Dice el artículo treintaitrés que el que parece tonto lo es. Y tal vez el contrario sea válido. Y desde luego, la rubia sudafricana parece cualquier cosa menos una rubia tonta. Sus ojos translucen inteligencia. Tal vez, incluso una inteligencia muy calculadora. Tal vez, incluso es muy consciente que te está manipulando porque tiene una figura impresionante, porque no puedes dejar de mirarle a los ojos, y si se da la vuelta, porque no puedes dejar de mirarle el trasero. Nada hay en esta rubia de la ingenuidad que nos ofrecía la Monroe en sus actuaciones de los años 50. Aunque también llegases a la conclusión al final de que también te estaba atrapando.

Con Erykah Badu, en una escena de Las normas de la casa de la sidra, película donde salía fenomenal.

La condición de actriz respetable le llega a través de una tranformación, por no decir deformación. Nunca me ha gustado que para que una actriz guapa pueda demostrar que es buena actriz tenga que transformarse en fea. Son interpretaciones que suelen resultar premiadas, pero que para mí tienen algo de falso. También se da que un Oscar suponga una muerte precoz cuando le llega a una actriz joven y guapa. No son pocas las que tras recibir la estatuilla no saben reconducir sus carreras y mantener el prestigio.

Es impresionante la transformación a base de horas de maquillaje, para poder conseguir un óscar por Monster.

Pero recientemente he visto a la Theron en un nuevo papel. Con la cara lavada, con el pelo recogido, vestida de “normal“. Sin glamour. De madre sin padre, trabajadora víctima de su propia belleza. Su detective Sanders en In the Valley of Elah es una demostración que puede ser buena actriz independientemente de si es guapa o fea. Independientemente de si la ponen guapa o fea. Con 32 años es todavía joven, pero no tan joven. Le queda belleza para muchos años, pero si quiere perdurar más allá habrá de ir tomando riesgos. Espero que lo haga. Para disfrutar durante mucho tiempo de su presencia. Por todos los motivos.

Una imagen mucho más sobria lucía la actriz interpretando a una eficiente policía que sufría en un mundo machista en En el Valle de Elah.