Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Meg Tilly

[Oscars 2011] Annette Bening, y la película que llegó con un año de retraso

Publicado en

Recientemente dediqué una entrada de estas memorias a Natalie Portman, y lo hice por los méritos propios de la actriz. Pero también coincide que ha sido la ganadora del Oscar a la mejor actriz protagonista en la gala de los 83º premios de la Academia de Hollywood. He decidido que en los próximos días, empezando por hoy, dedicaré una entrada a cada una de las actrices candidatas a este premio. Y lo haré recordándolas por una de sus películas. Que no tiene porque ser la mejor, o la más conocida. Sino aquella que me parece digna de un comentario por el motivo que sea. Y voy a empezar por la que es mi favorita de las cinco. No la favorita para el premio, que no lo era en este caso. Pero sí mi favorita con carácter general.

Candidata al óscar en cuatro ocasiones, tres de ellas en la categoría de actriz principal y una de ellas en la de actriz de reparto, mi primer recuerdo cinematográfico de Annette Bening fue en Valmont, adaptación de la novela de Choderlos de Laclos, Les liaisons dangereuses, novela que narra utilizando el género epistola un duelo libertino entre dos miembros de la nobleza del siglo de las luces.

Annette Bening compone en Valmont una Marquesa de Merteuil que, aparte de su malignidad intrínseca, nos aparece alegre, vivaracha, muy seductora, con una sonrisa absolutamente irresistible.

Pero la película tuvo desde su estreno un tremendo hándicap. Un año antes se estrenó Las amistades peligrosas, dirigida por Stephen Frears, realizada con una producción realmente lujosa, y con un reparto en estado de gracia que se convertiría en un clásico del cine. Ya les llegará el día a sus actrices protagonistas en que aparecerán por estas páginas. De momento dejémoslas de lado. Premiada con varios óscars, y candadita a algunos más, planeo siempre como una negra sombra sobre el estreno de Valmont.

La picardía en los movimientos y en las actitudes que imprimió a su personaje Annette Bening contrastaban con la frialdad y distancia de la "otra" Marquesa de Merteuil.

En estas condiciones, la película dirigida por Milos Forman tuvo un recibimiento de crítica y público mucho más frío que el que se le dispensó a su predecesora. Y desde mi punto de vista, de forma totalmente inmerecida. En mi opinión, esta tercera versión de la novela de Choderlos de Laclos (hubo una primera versión francesa de los años 50, ambientada en una época contemporánea) tenía tanto méritos como su predecesora inmediata. Aunque queda a discreción de cada uno preferir uno u otro enfoque a la hora de narrar la historia, ya que las diferencias desde este punto de vista son notables.

La marquesa (Annette Bening) con Cecile de Volanges (Fairuza Balk), joven adolescente, que será descarriada por las maquinaciones de los dos protagonistas.

Pero centrémonos en el personaje y en la interpretación de la Bening. Su composición de la maquiavélica Marquesa de Merteuil es radicalmente distinta de la que pudimos ver un año antes. Con un físico más atractivo, una mujer más joven, más vivaz, con más chispa, más sensual que su predecesora, iluminaba la pantalla como lo ha seguido haciendo sistemáticamente en cuantas películas ha actuado.

Merteuil (Annette Bening) conversa en los jardines de Madame de Rosemonde con la que será su principal rival, a pesar de su candidez y puritanismo; Madame de Tourvel, interpretada por Meg Tilly.

Pero si en la historia de amores, libertinaje, traiciones y celos que constituyen las justamente denominadas ‘relaciones peligrosas’ es importante la marquesa, no lo son menos el resto de los personajes. Por supuesto, su oponente masculino, el Vizconde de Valmont, que da título a la película de Forman, y que es interpretado por el entonces prácticamente desconocido para el gran público Colin Firth. Curiosamente el último ganador del óscar a la mejor interpretación masculina protagonista. Quizá este es uno de los aspectos en los que peor compite la película con su predecesora, ya que el ‘otro’ Valmont, estuvo realmente en estado de gracia. El resto del reparto, fundamentalmente las oponentes femeninas de la marquesa, son actrices que no han alcanzado la fama y el reconocimiento de las que interpretaron sus personajes un año antes. Pero he de reconocer que tanto Meg Tilly como Fairuza Balk estaban plenamente convincentes en sus papeles.

Una de las escenas más conocidas de la historia, el encuentro entre Valmont y Merteuil, con esta última metida en su bañera.

Para finalizar, no me queda sino recordar que el tiempo ha dado a la protagonista de la película y de esta entrada de hoy el justo reconocimiento que siempre ha merecido, aunque no sea en forma de estatuilla del eunuco dorado, premio que se le resiste. Pero en las dos últimas décadas, Annette Bening ha sido una de las actrices más competentes y más atractivas, tanto físicamente como en el feeling que desprende del panorama cinematográfico mundial. Y a sus 52 años sigue en plena forma y dando guerra. Y que sea por muchos años.

Serie Oscars 2011


Natalie Portman

Nicole Kidman

Michelle Williams

Jennifer Lawrence