Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Sean Young

[La chicas de la Ci-Fi] Mis amores con las robots (primera parte); “pellejudas” años 80

Publicado en

Decir que Blade Runner es una película emblemática del cine de ciencia ficción de todos los tiempos no es decir nada nuevo. Decir que lo más interesante de la película no son los amoríos de Deckard con Rachael sino la reflexión sobre lo que es humanidad, tampoco. Aunque puede estar más discutido por parte de los partidarios acérrimos del protagonista de la película. Decir que para mí los buenos son los “pellejudos” (skin-jobs en el original en inglés), pues tampoco es ser original. La reflexión sobre si la condición de humano ha de restringirse a los seres biológicos con las características de los Homo sapiens o bien debería extenderse a todas sus creaciones capaces de pensar y sentir de forma indistinguible de la de los Homo sapiens es una constante de la ficción científica. Hay muchos ejemplos en la literatura que también siguen esa línea. Por poner un ejemplo, los robots de Asimov.

Es cierto que en el filme de Ridley Scott la palma se la llevan Deckard y Roy Batty, aunque para muchos esté en discusión sobre qué o quién es Deckard. Para mí, y para muchos un pellejudo más; para otros, incluido el protagonista de la película un ser humano. Creo que la versión del montaje del director, que para mí es la mejor, deja las cosas bastante claras. Pero también es cierto que somos muchos los que nos enamoramos de las “pellejudas” de la película, a las que dedicaré esta entrada.

Veamos quienes fueron, y qué actrices las interpretaron.

Zhora – Joanna Cassidy

La dura asesina Zhora, con sus escasas ropas y sus serpientes artificiales, pone en un buen aprieto al agente Deckard. Quizá la más deshumanizada de todos los replicantes, quizá porque ha presenciado lo más deshumanizado del ser humano. Interpretada por Joanna Cassidy, la actriz no ha alcanzado en la práctica el estatus de actriz protagonista aunque no ha dejado de trabajar en todo tipo de producciones, primero de cine y, después, más asiduamente en televisión.

Cassidy, tremendamente atractiva, como bailarina de striptease con sus boas artificiales.

Zhora (Joanna Cassidy) confronta a Deckard en un momento del filme.

Pris – Daryl Hannah

Daryl Hannah fue un actriz que adquirió una cierta fama en su juventud, alcanzando el protagonismo en distintos largometrajes, pero que después, aunque aparentemente no dejó de trabajar no ha debido hacerlo en producciones especialmente vistosas. Yo por lo menos la he visto poco en los últimos años. Desde algo que hizo con Tarantino,… me parece que en nada. En cualquier caso, en su papel de “novia” de Roy Baty, esta androide destinada al placer “carnal” (por llamarlo de alguna manera), con su aspecto de muñequita, pone también en serios aprietos a pobre de Deckard. Excelente las escenas en el piso donde se camufla entre otros muñecos.

Daryl Hannah inquietantemente caracterizada como Pris

Pris y Roy Batty, dos espectaculares Nexus-6.

Rachael – Sean Young

He decir que siempre pensé que esta actriz, Sean Young, iba a llegar lejos cuando la veíamos en papeles protagonistas en algunas películas de los 80. Sin embargo, esto no fue así. Algunos problemas en algún rodaje, le crearon el aura de actriz conflictiva, y durante los 90 no trabajó mucho, y en producciones de escasa calidad. Ahora se le puede ver de vez en cuando en episodios aislados de series de televisión.

Pero en aquel momento, fue la replicante por excelencia. La que enamora a Deckard. La que hace que se plantee si hay diferencias reales entre un replicante y un ser humano. La que le haga plantear si él mismo es un ser humano. Tanto en sentido estricto como en el amplio. Y qué es ser humano. Fría y distante en ocasiones, casi al más puro estilo mujer fatal, pasa a ser una joven insegura, necesitada de referencias, que duda de sí misma, que no sabe quién es. Con los recuerdos heredados de otra persona. Un personaje clave. A mí me gustaba.

Rachael (Sean Young) confundida entre la multitud espía a Deckard realizando su trabajo.

Rachael confrontada a un mundo de recuerdos; verdaderos o falsos,... pero recuerdos al fin y al cabo.

Al final de alguna forma, todo queda resumido a cómo interpretes que va a ser el destino de Rachael y Deckard. Insisto en que para mí la película que hay que ver es la del montaje del director, sin el final pasteloso de la primera versión. Y el destino de ambos, sean replicantes o humanos, viene a simbolizar el destino de toda la humanidad. Que es el concepto que se ha discutido durante todo el filme. Y desde mi punto de vista, no es un destino muy halagüeño,… no.

Rachael y Deckard, enfrentándose a sus decisiones finales, las que conidicionarán, o no, su destino.