Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Sigourney Weaver

[Las chicas de la Ci-Fi] Sigourney, el azote de los más terroríficos extraterrestres que en el cine han sido

Publicado en

A Sigourney Weaver la fama le vino de la mano de un horrible alienígena, que por culpa de la avaricia de las grandes corporaciones mercantiles, acaba metido en la inolvidable Nostromo, de una de las mejores películas de su director, Ridley Scott, y de la historia del cine de ciencia ficción: Alien (Alien, el octavo pasajero).

La tripulación de la Nostromo es despertada por 'Madre', el ordenador de a bordo, al recibir la señal alienígena de un planeta cercano.

La sargento Ellen Ripley (warrant officer es la graduación original, que se puede traducir por sargento mayor o algo parecido) será uno de los personajes que marcará la carrera de la actriz, a pesar de que tiene unas dotes interpretativas que dan para mucho más, como ha demostrado a lo largo de su carrera. Pero volvamos a lo que nos ocupa, su encarnación de la sargento Ripley.

Ripley forma parte de una nave espacial comercial, la Nostromo, que tras una misión se encuentra de regreso a la Tierra llevando a su tripulación en hibernación (nada de hiperespacios y curvaturas del espacio en este universo; las naves espaciales vuelan según Newton, o en el mejor de los casos, modificado por Einstein). Cuando descubren una señal de origen alienígena procedente de un planeta que pasaba por allí.

El capitán, su oficial ejecutivo, el oficial científico y Ripley, la responsable de la seguridad, toman decisiones sobre lo que hacer ante la recepción de la señal alieníagena.

Tras una misión de investigación, uno de los tripulantes es atacado por un alienígena, que se le queda atascado a la cara. A pesar de la negativa de la sensata y racional Ripley, el oficial científico permite el paso a los expedicionarios, con el bicho adherido a la cara del oficial ejecutivo. Poco saben de lo que les viene encima.

Ripley opina que no conviene franquear el paso a los expedicionarios que llevan al alienígena adherido; convendrá mantener los métodos de cuarentena, aunque será traicionada por el sorprendente oficial científico. Maldito 'pellejudo', sería el apelativo que hubiese recibido en otra de las más famosas películas del director.

No voy a detallar todas las vicisitudes por las que pasa la malhadada tripulación de la Nostromo. Sólo diré que poco a poco, irán cayendo en las garras del terrible alienígena, que se convertirá en uno de los personajes de ficción más famosos de la historia del cine. Sólo la prudencia, la inteligencia, y el coraje de Ripley le permitirá llegar al emocionante enfrentamiento final con el feo extraterrestre.

La sargento Ripley, armada hasta los dientes, dispuesta a enfrentarse al maldito bicho.

A pesar del título en español, el alienígena no es el octavo pasajero de la Nostromo, sino el noveno; porque el gato de la tripulación merece el título de octavo pasajero con mayor justicia.

Un traje para actividades extravehiculares es un buen sitio para planear cómo deshacerse del monstruo.

La película tuvo un gran éxito, y dio lugar a una saga con tres películas más de las que yo sólo he visto un tercio de la segunda película, Aliens. No voy a contar, porque nunca llegué a ver esta película entera, aunque tiene su gracia. Pero el hecho es que nunca lo hice en la pantalla grande, aun habiendo empezado a verla en la fila 9 del cine Palafox de Zaragoza, si no recuerdo mal un miércoles del invierno de 1986-1987. Lo cierto es que lo poco que vi tenía un tono que nada tenía que ver con las sutilezas de las primera película. Y ya no sentí interés por el resto de la saga ni por el personaje, que de repente se había convertido en una especie de “rambo” femenino espacial.

Pero fuimos muchos los que sentimos algo importante por la sargento Ripley allá a finales de la década de los 70.

En la primera secuela de la película, Ripley con unos cuantos marines espaciales se dirigen a salvar a una colonia extraterrestre,... con poco éxito, aunque algún superviviente queda.

Anuncios